Conoce cómo tratar y prevenir la conjuntivitis

La conjuntivitis es la inflamación de la conjuntiva, membrana fina y transparente que recubre el interior del párpado y la parte blanca del ojo. Esta condición hace que los ojos se vean rosados o rojos y se sientan con arena y picor. Si presentas alguna de estas molestias asiste al centro médico oftalmológico.   

Por lo general, esta enfermedad del ojo es ocasionada por bacterias o virus, pero también existe una relacionada con las alergias. Cuando la condición es viral no necesita tratamiento. Sin embargo, si el médico te diagnostica con conjuntivitis bacteriana podría recomendarte unas gotas oculares antibióticas.

Cuando se habla de conjuntivitis alérgica, el enrojecimiento de los ojos es ocasionado por agentes irritantes como polvo, sustancias químicas, polen, el pelo de las mascotas, etc.  

¿La conjuntivitis se contagia?

De las tres formas de conjuntivitis, la bacteriana y la viral son altamente contagiosas. Cualquiera de estos tipos se transmite con facilidad entre los seres humanos por contacto con una persona infectada o con objetos manipulados por el infectado. 

La tos y los estornudos son otras posibles vías de propagación. Los niños con conjuntivitis deben quedarse en casa y no ir a la escuela o a la guardería por un corto período de tiempo. La conjuntivitis generada por reacciones alérgicas o contacto con agentes químicos no es contagiosa.

Síntomas de la conjuntivitis

Síntomas de la conjuntivitis

 

Entre las señales que indican la presencia de esta afección visual se encuentran: 

  • Ojos enrojecidos

La señal por excelencia de la conjuntivitis es el enrojecimiento de los ojos. Esta afección visual es común y no ocasiona problemas de visión a largo plazo. 

  • Párpados inflamados y rojos

La inflamación de los párpados es común con infecciones bacterianas y alergias. Las infecciones que causan conjuntivitis generalmente comienzan primero en un ojo y luego se propagan al otro en unos pocos días. Mientras que las reacciones alérgicas suelen afectar a ambos ojos de inmediato.

  • Lagrimeo excesivo

Entre las causas del lagrimeo en los ojos se pueden mencionar las conjuntivitis virales y alérgicas.

  • Comezón o ardor en la vista

La sensación de comezón o ardor en la vista también representa una señal de inflamación de la conjuntiva. 

  • Secreción ocular

Cuando el ojo drena o segrega un líquido de color amarillo o verde, es más probable que la secreción sea causada por la conjuntivitis bacteriana.

  • Exceso de legaña

A veces las personas con conjuntivitis se despiertan por la mañana y mantienen los ojos “cerrados” o sienten que los tienen “pegados” debido a la secreción del ojo que se produce durante el sueño.

  • Sensibilidad a la luz o fotofobia

La inflamación de la conjuntiva puede estar acompañada por una leve sensibilidad a la luz. Pero el dolor intenso, la sensibilidad severa a la luz y los cambios en la visión son todos signos de que la infección puede haberse propagado más allá de la conjuntiva. Estos síntomas deben ser alertas para que asistas al oftalmólogo con la finalidad de que te examine la vista.

  • Sensación de un cuerpo extraño en el ojo

Algunas veces, la conjuntivitis se siente como si hubiera algo en los ojos o tuvieses arena en ellos. Los niños con conjuntivitis pueden describir sus síntomas de esta manera.

¿Cómo tratar la conjuntivitis?

El tratamiento depende del tipo de conjuntivitis:

  • Conjuntivitis viral:

Este tipo de afección mejora después algunos días sin necesidad de un tratamiento médico. Podrías aplicar compresas frías en los ojos para aliviar las molestias. Al ser ocasionada por un virus, se contagia con facilidad, por ello no debes compartir las compresas con otras personas.

  • Conjuntivitis bacteriana:

Asiste a la consulta oftalmológica para que el especialista te prescriba el tratamiento adecuado. Por lo general, el tratamiento de la conjuntivitis bacteriana consiste en gotas antibióticas o ungüentos para los ojos.

  • Conjuntivitis alérgica:

Los antialérgicos suelen ayudar a evitar o acortar los brotes de este tipo de conjuntivitis. Consulta con tu médico para que obtengas mayores detalles sobre esta condición.

No puedes distinguir el tipo de conjuntivitis solamente a partir de los síntomas, por esta razón debes asistir al oftalmólogo. Además, si existen otros problemas del ojo o algunas condiciones de salud que estén ocasionando las molestias visuales, el especialista es la única persona capaz de realizar el diagnóstico y brindarte el tratamiento adecuado.

Entre las afecciones relacionadas con la conjuntivitis se encuentran otras infecciones del ojo, ojo seco y blefaritis. También, es necesario considerar que la conjuntivitis bacteriana puede generar serios problemas del ojo como úlcera corneal, y hasta pérdida de la visión.

¿Cómo prevenir la conjuntivitis?

Cómo prevenir la conjuntivitis

Ahora que conoces los aspectos esenciales de la conjuntivitis, ¿quieres saber qué puedes hacer para prevenirla? En la Clínica de Ojos D’ Opeluce te presentamos 6 recomendaciones que te serán útiles para reducir el riesgo de contraerla:

1. Lavarse las manos con frecuencia usando jabón antiséptico, cada lavada de manos debe tener una duración mínima de 20 segundos.

2. Evita tocarte o frotarse los ojos y si lo haces asegúrate de tener las manos limpias.

3. Al toser y estornudar cubre la nariz y la boca.

4. Si usas lentes de contacto, asegúrate de que sigues los consejos de tu oftalmólogo para su uso, cuidado y recambio; utiliza correctamente las soluciones para conservarlos y limpiarlos; considera usar lentes desechables. Y nunca compartas tus lentes de contacto.

5. Si vas a nadar, utiliza lentes de natación para proteger los ojos de bacterias u otros microorganismos que se encuentran en el agua y que pueden causar conjuntivitis. También es importante considerar, que el alto contenido de cloro de una piscina puede causar una conjuntivitis química.

6. Antes de ducharte, usar el jacuzzi o ponerte en contacto con agua de cualquier tipo, quítate los lentes de contacto para evitar que las bacterias permanezcan así sea por poco tiempo entre tus ojos y los lentes.

A pesar de tomar estas precauciones, en algún momento puedes contraer conjuntivitis. Si  sabes que tu enfermedad es contagiosa, se considerado con los demás y toma las precauciones necesarias para evitar que se propague la infección.

Finalmente, cada vez que observes que tus ojos están rojos e irritados, ve al médico para que te realice los exámenes oculares pertinentes.

Si deseas mayor información sobre nuestras consultas, cirugías oculares o los servicios que ofrecemos, comunícate a través de nuestro formulario de contacto.

 

  

 

You may also like...

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *